por qué hay que borrarlas